La ocupación hotelera sube en 2016 en el Mediterráneo español

La Costa Brava prevé una ocupación media del 94% en los meses de julio y agosto, un porcentaje similar al año anterior, mientras que la Costa Daurada espera un índice del 85%, también como el del verano de 2015, pero con precios superiores y un gran aumento, del 40%, del turismo británico. Por su parte la Costa del Sol estima ocupaciones que oscilan entre el 75% de junio y septiembre y el 85% de agosto.
El gerente de la Asociación de Hostelería de la Costa Brava Centre, Martí Sabrià, prevé un buen verano en la zona, gracias también a un mayor gasto por parte del turismo nacional, que se está recuperando. Y eso que desde HOSBEC (Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana) afirman que la incertidumbre política ha frenado el arranque de la temporada en Benidorm, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo.

En la Costa Brava el mes de julio está funcionando bien y los hoteleros esperan cerrar con una ocupación del 91% o 92%, similar al año pasado, mientras que en agosto puede alcanzar el 96%.

En palabras de Sabrià, “si no hay ninguna catástrofe, hasta mediados de septiembre tenemos garantizada un buena ocupación”, ya que cada vez más la gente se guarda cuatro o cinco días de vacaciones para septiembre para hacer una escapada a la playa en pareja o con amigos.

Hasta el momento la temporada está siendo buena, aunque Sabrià no tiene claro que este año sea de “récord”, tal y como predijo el consejero de Empresa, Jordi Baiget, en abril durante la inauguración del B-Travel.

 

En la Costa Brava la mayoría de los turistas son clientes directos que no utilizan a ningún intermediario, con lo que los meses van mejor o peor en función de la climatología.

Así, según Sabrià, abril fue un mes “irregular” y mayo no tuvo un comportamiento tan bueno como el año pasado, ya que los franceses, animados por el buen tiempo, tuvieron cuatro puentes ese mes, mientras que en 2016 sólo han tenido dos. “Tampoco creo que octubre sea como el de 2015, cuando tuvimos una climatología similar al mes de junio”, añade Sabrià.

En la segunda quincena de junio la ocupación ha sido muy alta, por encima del 80%, y los fines de semana los hoteles han estado casi al completo, ya que “cuando hace buen tiempo y todavía falta mucho para las vacaciones, la gente se anima a venir un día o dos”.

Costa Daurada

El mes de junio en la Costa Daurada ha sido “correcto”, según el presidente de la Asociación Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda, Xavier Roig, con una ocupación por encima del 70% a precios “históricamente normales”. Este año, avanza, “será mejor que 2015, que fue malo y muchos establecimientos tuvieron que hacer importantes ofertas, aunque será peor que los años buenos”.

El crecimiento del turismo británico compensa el comportamiento del mercado ruso, con cifras similares a las de 2015 o con un ligero aumento tras la caída del 60% registrada el pasado año.

Costa del Sol

Los datos recopilados por la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (AEHCOS) entre sus asociados, revelan el cumplimiento de las previsiones de ocupación en junio, que ha alcanzado el 75% en la provincia de Málaga, porcentaje incluso superado en algunos municipios costeros.

Las previsiones para el resto del verano se mantienen con un 79% en julio, agosto 85% y septiembre 75%. Serán las reservas de última hora las que hagan crecer estas cifras, por lo que se prevé cumplir con el objetivo de incrementar al menos en un 4% el cómputo del verano.

Desde AEHCOS se insiste en la importancia de “fidelizar a los nuevos visitantes; esto será nuestra mejor tarjeta de presentación para las futuras temporadas”. La Asociación sostiene que “la mejor forma de fidelizar es apostar por la calidad y el servicio”.

Las agencias de viajes lideran las ventas online

Desde que se inició la actividad de compra venta en Internet las empresas de turismo han tenido un papel crucial y han sido líderes en cuanto a volumen de facturación online. Al principio en España la diferencia era demoledora, porque el hábito de comprar los billetes de avión online y de reservar un hotel se consolidó pronto entre los sectores más jovenes, que son los que usaban Internet de forma regular durante la primera década de este siglo. Por otro lado la reticencia a comprar objetos físicos como alimentos, ropa, bolsos, calzado o aparatos electrónicos por primera vez era mucho más grande y por tanto su volumen de negocio más pequeño.Pero se creía que el comercio electrónico de ropa, la informática y otros artículos irian desplazando con el tiempo a las reservas turisticas.

La realidad es que a fecha de 2016 el sector turismo en España resiste muy bien como lider indiscutible del e-commerce. Los últimos datos muesstran que se movió de nuevo una cifra más elevada que al año anterior y el crecimiento no se detiene. El comercio electrónico movió en 2015 en España la cifra récord de 20.013,3 millones de euros, el 26 % más que durante el ejercicio anterior, según los datos publicados hace unos días por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). De ellos un 13,2 % de las ventas es de agancias de viajes, sumado al 10,3 % de facturación de las compañías aereas, más un 3,9% de transportes de viajeros tenemos un 27,4 % sin contar las ventas directas de hoteles y otros alojamientos, cuyo volumen es mucho menor. En resumen, su % total es menor que los primeros años donde el turismo empezó con cuotas superiores al 50% del comercio electronico, pero sigue siendo el sector principal.

Con estas cifras, el sector turístico aceleró su crecimiento en 1,2 puntos porcentuales respecto a 2014, cuando las ventas crecieron el 24,8 %. Sólo en el último trimestre del ejercicio el sector facturó 5.309 millones de euros, el 23 % más en tasas interanuales, con lo que generó las mayores ventas trimestrales desde que existen registros.

Donde si se ha perdido el liderazgo ha sido en la cantidad de transacciones ya que sectores como el marketing directo, la venta de música online, los espectáculos artísticos y otros sectores facturan una gran cantidad de operaciones de pequeño importes, mientras que una semana de vacaciones en Benidorm, una escapada de fin de semana a Londres o un vuelo desde Madrid a Argentina tienen importes mucho más altos. Esta claro que también hay ofertas low cost muy baratos, pero a nivel numerico la cantidad de precios muy bajos es minoritaria.